Guía del Cambio de Realidad

En medio de esta crisis generada por el cambio de realidad, lo más importante que debemos saber es: Qué es el cambio de realidad y cuál es el síndrome que lo acompaña, cuales son sus síntomas sociales, sus síntomas físicos, sus síntomas psicológicos, sus causas posibles y qué hacer.
QUÉ ES EL CAMBIO DE REALIDAD
La realidad tal cual la conocíamos antes de la pandemia es algo que sólo va a quedar en los recuerdos, nuestra cotidianidad está cambiando vertiginosamente, estamos viviendo una experiencia de muerte-renacimiento colectiva que abarca a la humanidad y al planeta. Esta es la profecía de la que hablaron los mayas y otras culturas antiguas, estamos parados en el umbral que marca el final de lo viejo y el principio de un nuevo ciclo, y el Covid es sólo la primera ficha en una fila de eslabones que nos conduce a una nueva realidad.
Esta crisis del cambio de realidad, es el síntoma principal de un gran salto evolutivo que está teniendo la humanidad, el cual va a traer un gran impacto en nuestras vidas y en la cultura, ya que para destruir la realidad que habitábamos primero se deben parar todas las cosas en nuestra vida, para que lo nuevo tenga la oportunidad de nacer, por esta razón es que en estos momentos nos salimos de la zona de confort, y esto remueve las bases de nuestra estructura psicológica colectiva, quitándonos momentáneamente la identidad, el sentido y el ánimo, por eso es que nuestro hacer queda eclipsado.
Estamos tan aturdidos inmersos en esta experiencia, que ni siquiera logramos entender o nominar lo que sentimos, pero al mismo tiempo esto es la oportunidad de dejar atrás todo lo pasado e iniciar un nuevo capítulo de nuestra vida en el que cada quien saque su potencial interno y se convierta en la mejor versión de sí mismo.
SÍNDROME DEL CAMBIO DE REALIDAD
Todas las problemáticas y síntomas que caracterizan este síndrome, se dan mientras se derrumba la realidad conocida y surge la nueva realidad, o sea que son las problemáticas del cambio de conciencia o del cambio de paradigma mental.
Este síndrome es el problema psicológico más desconocido y complejo de la crisis actual, se parece a lo que en psicoterapia se conoce como Abulia o como el Sindrome de Burnot, pero tiene otros síntomas y variables más fuertes, empezando que no es algo localizado en un grupo poblacional sino que es algo que afecta a todos los grupos (hombres, mujeres, ricos, pobres, niños, jóvenes, adultos, ancianos). Es una patología que nos obliga a frenar el ritmo normal, a reparar al ser y a organizar la vida, por eso es que tiene múltiples síntomas físicos y psicológicos, aunque lo que más sobresale es un intenso agotamiento y desinterés hacia los asuntos cotidianos, que lentifica o hace más pesado el hacer, y que produce una crisis que afecta el sentido, la identidad y el ánimo. A continuación están descritos la mayoría de los síntomas de este síndrome, aunque para padecerlo no hay necesidad de tenerlos todos sino algunos solamente. Ubique cuales síntomas tiene, lea las soluciones, y si necesita ayuda profesional, escribanos a culturaneuroactiva@gmail.com
SÍNTOMAS SOCIALES
  • Preocupación, estrés, desánimo, depresión. Las emociones han sido las primeras afectadas con todo el caos que estamos viviendo, esto es normal y es saludable vivirlo intensamente, pero no es saludable quedarse ahí eternamente, por eso hay que estar muy atentos que esto no se convierta en pesimismo o pensamientos catastróficos.
  • Tener mucho miedo frente al Covid, o no temerle a la situación. El miedo por el contagio a través de las interacciones cotidianas, en el trabajo o con la familia o los amigos, hace que una gran parte de la población esté evitando el contacto social al máximo, y practicando todas las normas de bioseguridad en todo momento, lo cual contrasta con otra gran parte de la población que están aburridos con la situación y esto los hace ser muy optimistas o simplemente no creen o se relajan, por lo que no aplican las normas de bioseguridad con su familia y amigos.
  • Incertidumbre económica. Ante el cambio de realidad que nos trajo la pandemia, a muchas personas que perdieron su trabajo no les ha quedado fácil reinventarse, y como las obligaciones y deberes de adulto no paran, pues están atravesando por infiernos físicos y psicológicos que los tiene al borde del desespero o del colapso.
  • Adicciones y actividades evasivas. Los cambios, enfrentarse a lo desconocido, el aumento en las presiones cotidianas, la ansiedad y el estrés, son factores que hacen que se generen múltiples actividades evasivas y adicciones, en las cuales las persona encuentran descanso y reparación, del desgaste psicológico y emocional que producen la realidad tan pesada y tóxica que estamos viviendo.
  • Polarización y Estamos en una época caracterizada por la profunda división y polarización en la que está sumida la humanidad, gracias a temas tan delicados como los acuerdos de paz, el aborto, la legalización, el matrimonio igualitario, la política, el vandalismo como protesta social, o el manejo de la protección frente al Covid. Esta división casi por mitades iguales se refleja en todos los ámbitos de la vida social, a veces la crisis se torna tan candente que se ve el odio claramente de ambos lados, esto es algo muy preocupante ya que pueden ser los inicios de una guerra civil o hasta de una guerra mundial.
  • Emociones desbordadas e irritabilidad. El mal manejo de la diferencia genera enojo, que cuando se mezcla con incultura e impulsividad se convierte en agresividad y violencia. El incremento de esta emocionalidad tóxica se ve en asuntos tan cotidianos como en el tráfico vehicular, en las relaciones personales o en las parejas, lo cual también es la causa principal del aumento en la violencia urbana y la violencia intrafamiliar.
  • Malentendidos. El lenguaje está perdiendo la capacidad de comunicar, se da mucho el caso de algo específico que es visto de formas diferentes por ambas partes, o cuando se expresa un mensaje de forma clara, y la otra persona entiende otra cosa o muchas veces entiende lo contrario.
  • Trastornos mentales. Que nos saquen de la zona de confort, enfrentar la incertidumbre, el cambio en la frecuencia energética del planeta, y el aumento en la monotonía y en la presión, todos estos factores han conducido a muchas personas a experimentar síntomas de diversos trastornos mentales, como por ejemplo: Semiautismo, drogadicción, esquizofrenia, ansiedad, pánico, sinsentido, tendencias suicidas y locura.
  • La desconfianza hacia las instituciones sociales. Una mezcla de factores como la mentira, la corrupción, las malas administraciones, el abuso de poder y la falta de oportunidades, ha generado que se pierda la credibilidad y la confianza en todas las instituciones sociales, como por ejemplo: La política, el gobierno, la religión, los medios de comunicación, las fuerzas armadas, y las instituciones de salud.
  • Activación de habilidades mentales inmaduras. Una habilidad mental mientras que se aprende a manejar presenta más desventajas que ventajas, ya que es como si a alguien que no sabe nada de sistemas le regalaran un computador de alta gama pero sin instrucciones de uso. Cuando se activa el mundo espiritual, es tarea de cada persona aprender a protegerse de sus riesgos, y manejar las técnicas para llegar a sus beneficios.
 
SÍNTOMAS FÍSICOS
  • Mucho cansancio, descompensación física y energética. Sensación de estar agotado, de querer parar y no hacer nada.
  • Sólo ganas de dormir. Se duerme en todo momento, y hasta se dejan de hacer cosas habituales por dormir. No quererse levantar, ni bañar ni salir.
  • Sensación de mareo y embotamiento.
  • Bipolaridad alimenticia. En unos momentos se siente inapetencia, y en otros momentos se siente ansiedad por comer.
  • Se incrementan las enfermedades y las dolencias, esto se presenta de dos formas, se tienen varios padecimientos al mismo tiempo.
  • Se siente un frío inusual principalmente en la noche, que entra por las manos o los pies y llega hasta los huesos, el cual si no se cuida adecuadamente puede llegar hasta hipotermia.
  • Sensación de nudo en la cabeza. Esta sensación se puede describir como un globo flotando en el cerebro o como un zumbido en la cabeza que marea o debilita.
  • Dermatitis o Rosácea generada por las preocupaciones y el estrés.
  • Palpitaciones o dolores del músculo cardiaco.
  • Enfermedades inusuales, como por ejemplo dolor intenso en la parte media del cuerpo muy parecido al dolor menstrual pero en los hombres, vibraciones en el cerebro que marean, sensación de estar mojado en alguna parte del cuerpo, rasquiñas, neuralgias, o punzadas, por lo general son síntomas que cuando se hacen chequeos médicos le salen bien a la persona.
SÍNTOMAS PSICOLÓGICOS
  • Se siente que se está de cuerpo presente pero con la mente embotada. Se siente metido en un loop, en un bucle sin sentido, como flotando en una burbuja en donde no pasa el tiempo.
  • Se baja la producción pero también se baja la ansiedad, lo cual es algo atípico.
  • Desgano, desaliento, pereza, ganas de nada, falta de voluntad o energía para hacer algo o para moverse. Hacer los asuntos del trabajo y hasta las tareas cotidianas requiere de mucho esfuerzo. El día no rinde, se hacen dos o tres cosas y se queda muy cansado. Parálisis por análisis, hay mucho que hacer pero no hay quien haga, se siente como si algo frenara o bloqueara la realización de los deberes y obligaciones, por encima de la necesidad, del deseo o de la voluntad. Procastinación. Se dejan las cosas empezadas, se postergan cosas simples de hacer, y las cosas complejas se ven imposibles.
  • Activación o incremento de las adicciones, como mecanismos de defensa ante una realidad tóxica y pesada, por eso el tiempo se pasa en actividades evasivas y de reparación física o mental.
  • Decaimiento, bajonazos anímicos, falta de motivación. Se tienen los mismos síntomas de un agotamiento pero se caracteriza por el desinterés hacia las actividades cotidianas.
  • Despersonalización. Confusión de identidad, desconocerse a sí mismo, pérdida de sentido, de interés, de magia, se van los rasgos predominantes de la personalidad. Lo que normalmente importaba tanto ya no importa. Se tienen pensamientos raros, es algo inexplicable, no se le encuentra sentido a la existencia normal, no se sabe qué hacer ni qué pensar, lo que normalmente funcionaba ya no funciona.
  • Fallas en la comunicación y dificultad para expresar lo que se siente. Al principio no es claro establecer la causa.
  • Conflicto interior. Se genera una pelea consigo mismo debido a la división interna, como una parte quiere hacer las cosas pero la otra no las hace, se pierde control en el manejo de la realidad, y esto puede generar mucha frustración y culpa. Se siente como si fuera un ataque de los saboteadores internos, o un incremento de los defectos personales.
  • Sensación que se va a enloquecer. Saturación de tantas noticias y estímulos tan intensos, duda de todo, incredulidad, desespero, confusión, revolcón interior, nerviosismo y ansiedad frente a todo lo que está pasando.
  • Falta de empatía con el mundo. Salir al mundo produce hastío y repulsa, se evita el contacto debido a sentir pereza de la gente y de la humanidad.
 
CARACTERÍSTICAS POSITIVAS DEL CAMBIO DE REALIDAD
  • Todo físicamente está ideal, hay abundancia y las cosas fluyen (el problema es que no hay quien haga).
  • Se acelera lo cuántico. La velocidad entre el pensamiento y los acontecimientos es mucho mayor.
  • Activación de las habilidades mentales.
  • Se deja la saturación laboral y se aprende a hacer las cosas al propio ritmo, se llega a lo simple en el trabajo.
  • Aumento en la sincronicidad, la intuición, las premoniciones, la espiritualidad y la magia.
  • Conexión con lo místico, con el cosmos.
  • Cuestionarse más de lo normal o preguntarse cosas diferentes, se siente que la mente está más activa que nunca. Se entiende todo mejor que antes, se tiene una óptica más profunda o completa de las cosas, uno ve que antes estaba perdido con respecto a la realidad de ciertos aspectos de la vida.
  • Muchas personas no se han dejado bajar el ánimo en los momentos más difíciles.
  • Se vive una reinvención del aspecto laboral.
 
CAUSAS POSIBLES
El cambio de realidad es un fenómeno complejo y desconocido, en el que se observan las siguientes causas:
  • La pandemia y la cuarentena trajeron consigo el alejamiento de la realidad conocida y esto nos obligó a enfrentarnos con una parte desconocida de nosotros mismos, igualmente a muchas personas se les incrementaron las actividades, las dificultades, la presión, el estrés, e inclusive hasta perdieron los espacios personales para estar en soledad. La suma de factores nos genera una enfermedad psicosocial nueva en donde se juntan varias descripciones.
  • Hay tanta confusión, que se está empezando a ver el mal como bien y el bien como mal, y a tomar la verdad como ficción y la ficción como realidad.
  • El origen del cambio de conciencia o cambio de paradigma mental, corresponde al cambio de polaridad magnética de la Tierra y al cambio en nuestro ADN, que traen consigo la activación del modo cognitivo espiritual, lo cual es el motor que gesta el cambio de realidad que estamos viviendo.
  • Lo que estamos viviendo corresponde a la tercera guerra mundial, que es una guerra entre el bien y el mal por la conciencia humana, y esto nos hace entrar en una especie de examen final, en donde todas las sombras humanas se activan y a cada persona le toca enfrentar justo sus mayores debilidades o sus temores.
  • La energía planetaria está en aumento, y esto hace que todo lo flojo se caiga y que emerja todo lo oculto. Como esto nos hace soltarnos de los viejos patrones de comportamiento, por eso es que llegan sentimientos de culpa, frustración, confusión, ansiedad, o estar en el vacío.
  • Lo que cambia es la frecuencia Schumann para que se de la recalibración energética, la cual implica una reinvención de la vida de cada persona.
  • Este cambio de frecuencia que genera el cambio de realidad, se puede describir como un gran tsunami que le llega a la humanidad, pero no de agua sino de frecuencia energética o de realidad espiritual, el cual se caracteriza porque se tienen los mismos síntomas que un trance de yagé, pero sin consumir sustancias, de una forma muy sutil y de manera permanente, por lo tanto las personas que no sepan manejar de forma calmada y productiva esta nueva frecuencia energética y mental, que corresponde al inconsciente profundo, es muy factible que caigan en las diversas patologías provenientes de no saber manejar los estados del trance profundo, algunos ejemplos de estas patologías son los siguientes: Ansiedad, pánico, adicciones, semiautismo, depresión, suicidio, emociones explosivas y todo tipo de trastornos mentales.
  • La profecía de los Mayas con respecto al cambio de frecuencia y cambio de realidad, es como una recalibración energética que genera un cambio colectivo de paradigma mental y un cambio estructural en la realidad conocida, ya que cuando cambia la frecuencia energética luego también cambia la correspondencia física o la manifestación en la realidad cotidiana, por eso es que desde un plano espiritual, esta crisis generada por el cambio de realidad se parece a una operación energética colectiva del planeta entero, lo cual afecta desde el código genético hasta todas las instancias de la psique, de la vida y de la sociedad, por eso es que las personas más sensibles son los primeros en sentir los síntomas.
  • Existe una gran duda sobre si las causas de este cambio de realidad son de origen humano o son de origen natural, evolutivo o cósmico, pero las causas humanas quedan descartadas de entrada (como por ejemplo una conspiración del nuevo orden mundial), ya que no tiene sentido que un objetivo como adormecer y controlar a la población, sea la causa de una crisis mundial que está contribuyendo en que la humanidad se sensibilice y se despierte.
NOTA: Lo más importante de la crisis del cambio de realidad, no es saber qué lo causa sino tener claro cómo se reacciona frente a cada uno de sus síntomas y problemáticas.
 
QUÉ HACER 
  • Aceptar el caos del mundo y el cambio de realidad que estamos viviendo, y tratar de entenderlo o de encontrarle el para qué. Darse el permiso de sentir la crisis y vivirla como un momento sagrado. Saber que esta situación es sólo un tránsito y que es algo que también pasará.
  • Mantener la actitud o aplicar diversas estrategias para no dejarse bajar el ánimo por los problemas de la vida. Saber redireccionar el pensamiento hacia cosas positivas en medio de situaciones adversas. Lograr engancharse con una idea o proyecto que encienda el entusiasmo, y se convierta en una pasión generadora de movimiento y sentido.
  • Tener siempre presente que la sanación se gesta desde la organización del hacer, por eso hay que evitar caer en la parálisis del hacer, para lo cual sirve llevar una agenda en donde se apunten todos los pendientes, esto ayuda a la organización mental y a enfocar el hacer.
  • En medio de tantas opiniones encontradas y tanta confusión, lo que más sirve es mirar para adentro, reafirmarse en las convicciones propias, y construir un criterio sólido que sirva de escudo ante las situaciones en las que la mente y las emociones sean retadas, y que permita a la persona alcanzar la ecuanimidad, o sea la parejura de ánimo sin importar lo alocado o lo adverso de las circunstancias.
  • Soltar la rigidez y el control, y aprender el arte de fluir con las circunstancias de manera sabia y efectiva.
  • Dedicarle más tiempo y atención a las cosas esenciales de la vida, como por ejemplo los seres queridos, el autocuidado y realizar los sueños.
  • Diseñar unos hábitos diarios basados en el equilibrio y el bienestar.
  • Poner el orden la casa, el ser y la vida.
  • No descuidar el cuidado del cuerpo, comer bien, dormir bien, y practicar deporte y ejercicio.
  • Pasear, divertirse, descansar, respirar y cambiar de ambiente.
  • Tener o crear unos hábitos espirituales, basados en la oración, meditación, yoga, rituales ancestrales o metodologías psicoespirituales.
  • Tener claro el propósito en la vida, para lo cual ayuda hacer una lista de las cosas o los temas qué más le gusten a uno, y otra lista de las cosas para las cuales lo buscan más a uno, para que de aquí salga un producto o servicio que siga el camino con corazón, la idea es profesionalizar el hobbie y que le paguen a uno por ser feliz haciendo lo que más le guste.
  • Simplificar los haceres o la rutina, y mermarle a la velocidad y al acelere.
  • Aprovechar esta crisis para ir hasta las bases de uno mismo, encontrar cuál es el sentido de la vida y reorganizarse desde cero, para lo cual hay que hacer una lista de los propósitos más importantes, ponerlos en orden de importancia e irlos desarrollando de forma divertida y efectiva.
  • Esta recalibración energética se sana en tres pasos: 1. Estabilizar la mente y las emociones subiendo el ánimo y la frecuencia energética. 2. Enfocar el hacer en el camino con corazón. 3. Conectarse con el espíritu, para que fluya todo de una forma mágica hasta adaptarse a la nueva realidad y empoderarse de la mejor versión de sí mismo.

 

Autor: Juan David Silva Aguirre.
Terapias para el Cambio
Cita Previa: 312 799 4357 – culturaneuroactiva@gmail.com
www.culturaneuroactiva.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *