Síntomas Sociales

  • Preocupación, estrés, desánimo, depresión, angustia, desesperanza. Las emociones han sido las primeras afectadas con todo el caos que estamos viviendo, esto es normal y es saludable vivirlo intensamente, pero no es saludable quedarse ahí eternamente, por eso hay que estar muy atentos que esto no se convierta en pesimismo o pensamientos catastróficos.
  • Tener mucho miedo frente al Covid, o no temerle a la situación. El miedo por el contagio a través de las interacciones cotidianas, en el trabajo o con la familia o los amigos, hace que una gran parte de la población esté evitando el contacto social al máximo, y practicando todas las normas de bioseguridad en todo momento, lo cual contrasta con otra gran parte de la población que están aburridos con la situación y esto los hace ser muy optimistas o simplemente no creen o se relajan, por lo que no aplican las normas de bioseguridad con su familia y amigos.
  • Incertidumbre económica. Ante el cambio de realidad que nos trajo la pandemia, a muchas personas que perdieron su trabajo no les ha quedado fácil reinventarse, y como las obligaciones y deberes de adulto no paran, pues están atravesando por infiernos físicos y psicológicos que los tiene al borde del desespero o del colapso.
  • Adicciones y actividades evasivas. Los cambios, enfrentarse a lo desconocido, el aumento en las presiones cotidianas, la ansiedad y el estrés, son factores que hacen que se generen múltiples actividades evasivas y adicciones, en las cuales las persona encuentran descanso y reparación, del desgaste psicológico y emocional que producen la realidad tan pesada y tóxica que estamos viviendo.
  • Polarización. Estamos en una época caracterizada por la profunda división y polarización en la que está sumida la humanidad, gracias a temas tan delicados como los acuerdos de paz, el aborto, la legalización, el matrimonio igualitario, la política, el vandalismo como protesta social, o el manejo de la protección frente al Covid. Esta división casi por mitades iguales se refleja en todos los ámbitos de la vida social, a veces la crisis se torna tan candente que se ve el odio claramente de ambos lados, esto es algo muy preocupante ya que pueden ser los inicios de una guerra civil o hasta de una guerra mundial.
  • Emociones desbordadas e irritabilidad. El mal manejo de la diferencia genera enojo, que cuando se mezcla con incultura e impulsividad se convierte en agresividad y violencia. El incremento de esta emocionalidad tóxica se ve en asuntos tan cotidianos como en el tráfico vehicular, en las relaciones personales o en las parejas, lo cual también es la causa principal del aumento en la violencia urbana y la violencia intrafamiliar.
  • Malentendidos. El lenguaje está perdiendo la capacidad de comunicar, se da mucho el caso de algo específico que es visto de formas diferentes por ambas partes, o cuando se expresa un mensaje de forma clara, y la otra persona entiende otra cosa o muchas veces entiende lo contrario.
  • Trastornos mentales. Que nos saquen de la zona de confort, enfrentar la incertidumbre, el cambio en la frecuencia energética del planeta, y el aumento en la monotonía y en la presión, todos estos factores han conducido a muchas personas a experimentar síntomas de diversos trastornos mentales, como por ejemplo: Semiautismo, drogadicción, esquizofrenia, ansiedad, pánico, sinsentido, tendencias suicidas y locura.
  • La desconfianza hacia las instituciones sociales. Una mezcla de factores como la mentira, la corrupción, las malas administraciones, el abuso de poder y la falta de oportunidades, ha generado que se pierda la credibilidad y la confianza en todas las instituciones sociales, como por ejemplo: La política, el gobierno, la religión, los medios de comunicación, las fuerzas armadas, y las instituciones de salud.
  • Activación de habilidades mentales inmaduras. Una habilidad mental mientras que se aprende a manejar presenta más desventajas que ventajas, ya que es como si a alguien que no sabe nada de sistemas le regalaran un computador de alta gama pero sin instrucciones de uso. Cuando se activa el mundo espiritual, es tarea de cada persona aprender a protegerse de sus riesgos, y manejar las técnicas para llegar a sus beneficios.
Autor: Juan David Silva Aguirre.
Terapias para el Cambio
Cita Previa: 312 799 4357 – culturaneuroactiva@gmail.com
www.culturaneuroactiva.com