Guía para Enfrentar la Desgracia

Estamos viviendo momentos de cambio que se manifiestan en las grandes crisis sociales y en los múltiples problemas personales, esto nos enfrenta con nuestros peores temores, lo cual nos pone en estado de vulnerabilidad y hace que pasemos momentos aterradores, por lo que ahora más que nunca, es fundamental que tengamos claridad sobre cómo enfrentar los eventos negativos de la forma menos dañina y más terapéutica posible. El siguiente listado de técnicas nos servirá para pasar los peores momentos, manejar las crisis y enfrentar las desgracias:
  • Reinterpretar el dolor, el cual en realidad es un mecanismo de choque que nos hace concentrar la atención en la parte mala para sanarla. El verdadero nombre del mal y la desgracia es “dolor de sanación”, que se caracteriza porque genera vivencias de muerte-renacimiento a través de las cuales el ser se libera y se transforma. El mal no está en cualquier evento traumático o doloroso, sino en la mala interpretación de los eventos negativos, que nos hace interpretar y vivir este tipo de eventos de una forma inadecuada y nociva.
  • Entender que los hechos negativos son algo necesario para sanar los defectos propios y mejorar como persona.
  • Buscar deshacerse o trascender la importancia personal, el ego y la poca humildad, ya que esto es lo que hace que las cosas displacenteras de la vida sean para nosotros algo traumático. Quien no tiene ego cuando le llega algo maluco no lo toma como un desperfecto de la vida que le genera sufrimiento, sino que lo toma como una enseñanza de la vida y una oportunidad para sanar un aspecto enfermo de su ser.
  • Para el pánico lo mejor es tomar valeriana, también sirve orar, o hacer rituales de misticismo personal, ya que los estados de meditación profunda ayudan a tener claridad y calma.
  • Se debe tener la asistencia y el apoyo de amigos y seres queridos que lo acompañen en el dolor y le impidan hacerse daño o tomar decisiones apresuradas.
  • Vivir el dolor con conciencia, aceptación y humildad, abrazando la humanidad en esa experiencia dolorosa,
  • Hay que hacerle el duelo a la pérdida, llorar y vivir la tristeza intensamente, pero la idea es no quedarse ahí por mucho tiempo.
  • Si ya se tiene un nivel elevado de madurez emocional, sirve no pensar más en el problema, sino enfocar la atención en las cosas positivas que están al lado camufladas de simpleza. Los pensamientos llevan a la persona al pasado doloroso o al futuro incierto, por lo tanto esto le caotiza las emociones y hace que entre en estado de pánico o crisis nerviosa.
  • La clave está en dejar de preocuparse y empezar a ocuparse en la solución del problema, tratando de enfocarse en el momento presente y en hacer lo que esté a la mano, o en descansar y consentirse buscando repararse, con la conciencia de que darle vueltas mentalmente al asunto no arregla nada sino que empeora las cosas.
  • Soltar la resistencia conscientemente y empezar a aceptar la situación traumática, para lo cual hay que hacer el salto mental del porqué al para qué.
  • La clave para hacer el duelo es entender que con eso valioso que se perdió, también se muere una parte de uno mismo que hay que dejar ir para darle paso a algo nuevo.
  • Entender que la desgracia no es la muerte total sino sólo un cambio al que hay que adaptarse, con tres certezas: que si la vida lo trajo es que es perfecto, que luego de toda muerte le sigue el renacimiento así mismo como en la naturaleza después de la tormenta es seguro que llega la calma, y que la medida de lo terrible que se perdió es la misma medida de lo maravilloso que está por llegar, lo cual no es cuestión de fe sino que es un hecho científico basado en la ley del equilibrio de la polaridad, que rige todo en la naturaleza y en la vida del ser humano.
  • Reinterpretar el Concepto de Necesidad. La esquizofrenia heredada del viejo paradigma, nos hace creer que la necesidad es sólo de cosas buenas que alimentan el deseo, pero en realidad la necesidad está regida es por la ley del equilibrio, por lo tanto la necesidad no sólo es de cosas buenas sino también de cosas negativas, o sea que no sólo necesitamos abundancia, alimento, amor y trabajo, sino que para nuestra salud psicológica también necesitamos momentos de soledad, fracaso, hambre, pobreza y enfermedad, la prueba es que si a uno la vida lo deja sin experimentar la adversidad por mucho tiempo, la persona se vuelve petulante, deshumanizada, y comete abusos de poder.
  • Tratar de no desbocarse en las emociones negativas, y aguantar la racha oscura con la certeza que las circunstancias negativas en algún momento darán la curva y las cosas empezarán a mejorar, ya que si ese no es el fin de la vida entonces es seguro que el inicio del nuevo capítulo está por llegar.
  • Luego de levantarse anímica y emocionalmente, para salir del estado de crisis la clave es estar muy atento a las señales de la vida, ya que el renacer se alimenta de pequeños detalles positivos que hay que aprovechar y capitalizar de una manera disciplinada.

Visibilizar los Beneficios de los Eventos Negativos

  • Desde el enfoque del nuevo paradigma las cosas negativas que nos pasan se conciben como algo necesario que aporta beneficios a quien lo vive.
  • Son experiencias de muerte renacimiento que permiten una transformación positiva.
  • Son un pagamento que permite el merecimiento, por eso pueden tomarse como la antesala a algo muy bueno.
  • Nos ponen en el trono de la igualdad (fragilidad e impotencia), y esto es lo que nos da humildad.
  • Nos permiten tocar la humanidad de las experiencias dolorosas, y esto nos humaniza, nos sensibiliza, y nos da compasión.
  • Cuando todo marcha mal afuera, ese es el motivo para mirar para adentro, por lo tanto la tristeza es la madre de la filosofía y la instrospección.
  • Son un mecanismo para obligarnos a tomar decisiones, ya que utiliza la muerte como consejera.
  • Nos dan la oportunidad de concientizarnos de los defectos propios, para redimirlos y sanarlos, y así liberarnos de nuestros carceleros.
  • Le dan equilibrio a la ecuación.
  • Son las experiencias que más aprendizaje dejan y que más permiten evolucionar.
  • El gimnasio para fortalecer los talentos es su opuesto.
  • Nos alerta frente a caminos no correspondientes.

Tener Claros los Pasos Básicos para Salir de la Crisis

  • Lo primero es aceptar la situación con la certeza de que si está en la realidad es porque es perfecta y es para el propio bien. Del mal no se debe huir, sino mirarlo de frente para integrarlo de forma positiva y así sanarse del temor.
  • Lo segundo es levantar y sostener el rezo, lo que significa enfocar la atención en pensamientos positivos en medio de eventos negativos.
  • Lo tercero es saltar del por qué al para qué, para lo cual ayuda mucho conocer la lista de beneficios del mal.
  • Lo cuarto es retornar a la calma, ya que cuando uno se conecta interiormente con los buenos pensamientos, entonces la vibración positiva genera una correspondencia de eventos positivos.
  • Lo quinto es buscar claridades sobre cómo resolver la situación, para finalmente salir a hacer con decisión y así transformar la realidad.
  • Por último, la clave fundamental para afrontar la desgracia de una forma saludable y salir de la crisis, es empezar a interpretar lo negativo no como una tragedia irreparable sino como un maestro oscuro que nos trae la sanación de un defecto personal, por eso lo más importante del proceso terapéutico es ubicar cuál es esa problemática interna o defecto personal que vino a sanar ese maestro oscuro, para visibilizarla y luego enfocarse en entenderla y sanarla.

 

Autor: Juan David Silva Aguirre.
Coach en Salud Interior y Vivir Consciente
Cita Previa: Celular. 312 799 4357. culturaneuroactiva@gmail.com
www.culturaneuroactiva.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *